jueves, 23 de mayo de 2013

Suspiros, de avellana





¿Conoceis el blog Suave como bizcocho?. 
Es de mi amiga, Pilar.

Hace muy poco, ha abierto las puertas de su tienda en la Callle Feria, 98 (Mercado de Feria puesto nº 48, 41003 Sevilla) y anda como loca haciendo talleres y ejerciendo de "tendera".
Si vivís en Sevilla, os guste o no la cocina, la repostería... pasar a saludarla, seguro que hacéis una nueva amiga.
Y, a lo que voy... esta receta, se la vi a ella hace tiempo.



Y como copiando a los "buenos", se aprende... pues a copiar se ha dicho.
Según parece, Pilar la consiguió en un recetario de cocina tradicional Asturiana de Miguel I. Arrieta Gallastegui. Así me lo contó, así os lo cuento.

¡Vamos con ella!. Va por ti, Pilar.


Ingredientes:


100 gr. de mantequilla
5 cucharadas de azúcar moreno
225 g de harina
2 cucharadas de miel
Ralladura de un limón
1 huevo
25 gr. de avellanas molidas
3 c/c de impulsor (Levadura Royal)
Manga pastelera, y pulso.


Cocemos la mantequilla en una cazuela y la dejamos enfriar.

El tema de cocer la mantequilla nos lleva a lo de la "mantequilla clarificada". Si la cocemos adecuadamente, haremos evaporar el agua y las proteínas se decantaran al fondo.
Conseguiremos, que esa nueva "grasa", no se queme tan rápido como la mantequilla normal y en unas galletas, también conseguirás que no tomen sabor a "rancio", aunque pasen varias semana.
Mi método no es nada profesional, pero si la mantequilla es buena, al clarificarla conseguirás un agradable sabor a nuez.
Ojo, estos Suspiros (ya los he hecho varias veces), salen igual de buenos con la mantequilla a punto de pomada, o clarificada. 
Os dejo un vídeo, por si queréis... jugar.

Batimos en un bol la mantequilla, el huevo, el azúcar, la miel, la ralladura de limón y la avellana molida.
Mezclamos la harina con el impulsor. Y vamos añadiéndola sin dejar de batir, a la mezcla anterior.
Manga, boquilla.
Presionamos sobre el papel de hornear, vamos levantando un poquito y ¡zas!. Suspiro.
Otro, otro, otro... Dejamos algo de espacio entre ellos.
Si les quieres dar una forma más plana. Presionas con la boquilla sobre el papel, levantas muy poquito y presionas ahí, ¡zas!.
Horno precalentado a 180º.
A los más grandes, les dí, 15 minutos. A los más planos, 10. Es decir, al tanto. Hacer una prueba con dos o tres. Entre 10 y 15 minutos. 

¡Gracias, Pilar!. Y mucha suerte. 

6 comentarios:

  1. Muy buenos estos suspiros de avellana y déjate ver algo que no se te ve el pelo!
    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Elena:
      Me alegro de que te gusten. La receta es de Pilili. Metida a tendera :D, como habrás visto.
      Ya estoy de vuelta... temas familiares y de trabajo me han tenido más ocupado de lo habitual.
      Saludos.

      Por cierto... estamos de reto... venga, tus recetas :P

      Eliminar
  2. Así estoy yo, suspirando por probarlos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues se hacen enseguida...
      ¡Venga!, a por ellos.
      Bss

      Eliminar
  3. que ricos tienen que estar estos suspiros ¡¡¡¡¡me los llevo para el cafecito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y para el desayuno, y de postre, y a media mañana...
      Aquí no duraron, nada.
      Bss.

      Eliminar

Recetas recomendadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...