sábado, 9 de abril de 2011

Codornices al horno
Cooking for "Torpes" nº 4


Una amiga transoceánica, gran cocinera; me hablaba hace unos días de su gusto por este plato, de "película".
En "Como agua para chocolate", Tita las prepara con pétalos de rosa (un día de estos, las hacemos). Se une la gastronomía al sentimiento.
Alguien, no recuerdo quien; dijo que una receta es como una carta de amor. Lleva dentro los sentimientos de quien la transmite. Todos, en algún momento, deberíamos sentir lo que Tita intentaba transmitir con aquellas rosas acompañando a las codornices.



 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Otra de esas situaciones, como en el primer reto, en que vamos a utilizar el horno. Uno de los mejores ayudantes.

Solo hay que controlarlo de vez en cuando, y cuando seáis unos "maestros", incluso se puede programar y que funcione solito.
 
Codornices al horno

Codornices
Sal
Aceite
Ajo
Perejil

Repasamos las codornices y tratamos de quitarles con cuidado los plumones o plumas que hayan podido traer.


En una bandeja de horno, ponemos un hilo de aceite, y con un pincel o con un papel de cocina lo extendemos por toda la superficie. Así al colocar las codornices sobre la placa, evitaremos que se nos peguen.

En un mortero, machacamos ajos limpios y pelados, junto con perejil. Sin miedo, como si nos sobrara tiempo. Intentando hacer una "pasta". Añadimos aceite y seguimos machacando con cuidado y removiendo. Más aceite, vamos, ánimo. Chafar y remover.


Colocaremos las codornices sobre la bandeja de horno y con una cuchara las regaremos con la mezcla que hemos preparado en el mortero. Si vemos que por el número de codornices nos hace falta más mezcla, repetimos el proceso.
Una copa de vino (para beberla), más ajo, perejil, aceite... remover, chafar...


Salpimentamos. O sea, un pellizco de sal (a mi no me gustan muy saladas) por codorniz y pimienta al gusto.

Bien, el horno, solo la opción de gratinar. A 200 º. Pero, ¡atencion!. Técnica de gran maestro (así hace los Croissants, Pierre Herme), dejaremos el horno, entreabierto. Algunos tienen  esa opción. Si no la tiene, busquemos algún tope, o alguna forma para dejarlo con una abertura de al menos 4 dedos.

Vamos vigilando, a los 10 minutos, les damos la vuelta.
Otros 10 minutos, damos la vuelta. Tal vez, ¿5 minutos más?


A comer.

5 comentarios:

  1. Ese libro contaba una chica que escribe sus memorias en un cuento publicado hace siglos, fue el primer acercamiento erotico-literario a los doce años.

    La cocina en éste libro, es buenísima, la historia estupenda...una joya. Tengo pendiente un par de recetas de ese libro...la de la salsa, seguro le cambio algo, el ave :p

    Y solo por eso...te perdono este atentado codornicero :)

    La verdad es que el paso a paso es estupendo, las fotos muy chulas de verdad y fuera de mis no-gustos, es una receta buenísima, sí.

    Buen Domingo, un besiño.

    ResponderEliminar
  2. Desisto. Pensaba hacer una lista de los "NO", pero creo que será más corta la de los "SI".
    Pero que mal me come...
    ;) Beso

    ResponderEliminar
  3. Me sé de uno que me dice cuando se esmera en preparar pollo...con una cara de fastidio... " a ti un sadwich de queso y ¿vas feliz pr la vida no?" jejejeje. Soy sencilla y rústica, que le voy a hacer :p

    Besiño :D

    ResponderEliminar
  4. Pero que paciencia, por Dios...

    ResponderEliminar

Recetas recomendadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...